Existen algunas sustancias que, en virtud de considerarse como drogas, se encuentran sometidas a una regulación especial que prohíbe o limita su libre elaboración, comercialización e incluso poseer las mismas. Esto se debe a que, al ser drogas, son tomadas por la ley como un peligro para la colectividad y, en consecuencia, todas las personas que realizan actividades vinculadas con tales sustancias, pueden ser castigadas severamente.

Específicamente en California, la posesión de metanfetamina es considerada como un delito y al ser esta un tipo de sustancia muy adictiva, que genera una fuerte dependencia a quienes la consumen, son muchos los casos de personas que deben enfrentarse a un juicio por poseer esta droga y las autoridades se dedican exhaustivamente a investigar y sancionar la posesión de la referida sustancia.

Ahora bien, si usted se ha visto involucrado en este tipo de situación, contar con la asistencia de un abogado especialista en delitos de drogas, le permitirá lograr la solución más adecuada para su caso y así evitar una condena que podría afectar su reputación, su patrimonio y llevarle a prisión.

Ante una acusación por este delito, The LA Criminal Defense Law Firm, cuenta con un equipo de abogados con amplia experiencia en defensa criminal, dispuestos a brindarle la asesoría legal que requiere durante el juicio, para lograr una estrategia sólida para su defensa y atenuar las consecuencias de una condena o incluso desestimar los cargos acusados.

¿Cómo se comete este delito?

Según lo establecido en la disposición 11377 del Código de Salud y Seguridad de California (HSC), toda persona que posea metanfetamina, sin la debida prescripción para ello, comete este delito. Esto se prevé de tal modo, debido a que la metanfetamina se considera como una de las sustancias controladas en esta jurisdicción y en virtud de ello, no es lícito poseer la misma sin un motivo legítimo que conste en una prescripción válidamente otorgada.

La referencia a la prescripción, prevista en la disposición legal que regula este delito, obedece a que esta sustancia también es utilizada, bajo determinadas condiciones, para el tratamiento de problemas de salud, tales como la obesidad o el trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Por lo tanto, si en tales circunstancias, la sustancia fue prescrita válidamente por un médico debidamente autorizado a tal fin, la persona que la posee, no comete este delito.

Por otra parte, en relación a este delito, es importante señalar que el mismo suele ser denominado posesión simple, debido a que sólo se refiere a que un sujeto tiene bajo su poder una determinada cantidad de la sustancia, considerada como de uso personal, excluyéndose de este supuesto tanto la posesión para la venta como la venta de metanfetamina, las cuales se encuentran previstas en otras disposiciones del Código de Salud y Seguridad de California.

¿Cuáles son los elementos que deben ser comprobados en un juicio por este delito para que la persona acusada sea condenada?

En relación a los elementos que deben ser comprobados en un juicio por este delito para que la persona acusada sea condenada, debe precisarse que la prueba de los mismos corresponde a la Fiscalía, la cual debe llevar a juicio todos los medios probatorios que considere pertinentes para comprobar los elementos esenciales para la configuración del delito.

Así entonces, los elementos considerados esenciales para la configuración de este delito que deben probarse de manera concurrente, son: que la persona acusada poseía metanfetamina de manera ilegal; que la persona estaba en conocimiento de tal posesión y del carácter de esta como controlada y, por último, que se poseía una cantidad considerada como de uso personal.

¿Qué se entiende por posesión a los fines de este delito?

De acuerdo con la legislación vigente en California, existen tres tipos de posesión: real, constructiva o articulada. Siendo que, en el caso del delito de posesión de metanfetamina, se engloban los tres tipos referidos, de manera que cualquiera de ellos puede tomarse como elemento para la configuración del delito.

En relación al primer tipo de posesión referido, esta ocurre cuando una persona tiene acceso y control directo e inmediato sobre la sustancia, esto se presenta entonces, en aquellos casos en los cuales el sujeto tiene la sustancia en su cuerpo, en alguna prenda de su ropa o en una mochila o bolso que lleve consigo.

Por otra parte, este delito también puede cometerse mediante el segundo tipo de posesión señalado, esto es, por posesión constructiva, la cual ocurre cuando la sustancia se encuentra en un espacio al cual la persona acusada tenía acceso, dominio y control. Tal situación ocurre, por ejemplo, si la droga es hallada en la habitación de la persona.

Aunado a lo anterior, es posible cometer el delito mediante posesión articulada de la sustancia, la cual se refiere a que varias personas compartan la posesión de la droga. Al respecto, si bien la posesión articulada puede ser tanto real como constructiva, lo más usual es que sea constructiva, debido a que este tipo de sustancias suelen hallarse en espacios compartidos entre varios sujetos.

¿Qué significa tener conocimiento de la posesión y de la sustancia controlada?

Además de probar que la persona acusada poseía metanfetamina de manera ilegal, para la configuración del delito es necesario que la Fiscalía compruebe que el acusado tenía conocimiento de tal posesión y de que la sustancia poseída se califica como controlada.

Este elemento hace referencia a que la persona acusada debía saber previamente que tenía en su poder o bajo su dominio la sustancia controlada. Así, por ejemplo, si Ana y Karla comparten una habitación y Ana consume metanfetamina, pero Karla no tiene conocimiento de esto y ambas son acusadas por el delito; no existe conocimiento de la posesión de la sustancia por parte de Karla.

Por otra parte, para la configuración del delito, se requiere que la persona acusada haya tenido conocimiento del tipo de sustancia poseída. Esto no significa que la persona deba saber cuál es la sustancia o los componentes químicos de la droga, basta con que se compruebe que sabía que la sustancia que tenía en su poder se considera como controlada.

¿Qué es la metanfetamina?

Esta sustancia, también llamada cristal, tiza o meth- por el diminutivo de su nombre en inglés- es una droga estimulante que genera una fuerte dependencia a quienes la consumen, por ser altamente adictiva. Dicha droga produce alteraciones en el sistema nervioso y el cerebro, ocasionando síntomas como la disminución del apetito, aceleración de la conducta, estados de ánimo eufóricos o de alerta, entre otros.

La metanfetamina, es un polvo de color blanco, cristalino e inodoro. Sin embargo, también se puede encontrar en otras presentaciones, tales como pastillas o cristales, pudiendo entonces ser consumida tanto mediante inhalación, ingesta o mediante inyecciones.

Esta sustancia suele tener un costo relativamente bajo, en comparación con otras drogas, por lo que suele ser de fácil acceso y por ello es una de las drogas más comunes en el estado de California.

¿Cuál es la cantidad de metanfetamina requerida para este delito?

Para que se configure este delito, se requiere que la cantidad de metanfetamina poseída por la persona acusada, sea mayor que simples restos o trazas de la sustancia, aunque no sea una cantidad necesaria para generar efectos o drogar efectivamente a la persona.

Además, la cantidad de sustancia que la persona tenga en su poder es un elemento determinante para establecer el tipo de delito cometido, ya que, para la posesión de metanfetamina, la cantidad debe hacer presumir que la droga se destinaba a un uso personal y no a la comercialización.

Respecto al último aspecto señalado, si la cantidad de sustancia poseída por la persona acusada excede a la que razonablemente podría considerarse como destinado al consumo o uso personal, y si se comprueban otros elementos, la persona puede verse implicada en otros delitos relacionados, tales como la posesión de metanfetamina para la venta. 

¿Cuáles son los elementos que distinguen este delito de la posesión de metanfetamina para la venta?

Tal como se ha señalado anteriormente, la cantidad es uno de los elementos que permiten establecer una diferencia entre el supuesto previsto en el artículo 11377 del Código de Salud y Seguridad de California y el delito de posesión de metanfetamina para la venta. Pero además de la cantidad, existen otros aspectos que deben ser tomados en cuenta al momento de distinguir los referidos hechos ilícitos.

En tal sentido, la forma de empacado de la sustancia hallada, suele ser un elemento determinante al momento de distinguir ambos delitos. De manera que, si una persona es hallada con múltiples empaques de droga en su poder o en un espacio bajo su dominio, suele presumirse que el sujeto pretendía vender la misma.

Igualmente, si la persona que poseía la sustancia, contaba con la parafernalia requerida para el consumo, por ejemplo, agujas o una pipa, esto podría indicar que estaba destinada al consumo y uso personal.

Ahora, si usted se ha visto involucrado en una situación en la que es hallada o incautada una determinada cantidad de droga que estaba bajo su poder, debe tener mucho cuidado con las declaraciones que emita ante las autoridades. Si de alguna de sus declaraciones se desprende que tenía la droga con el propósito de venderla, esto podría ser utilizado como un elemento para calificar el hecho como posesión de metanfetamina para la venta, siendo este un delito considerado más grave que la simple posesión de metanfetamina.

¿Cómo se sanciona este delito según la legislación de California?

En virtud de la Proposición 47, vigente en California, este hecho ilícito es considerado como delito menor y, en consecuencia, las sanciones aplicables a una persona que sea condenada por este delito son: prisión por un lapso que no exceda de 1 año y/o la obligación de pagar una multa de hasta $1.000.

No obstante, si se trata de una persona que ha sido previamente condenada por algún delito mayor (como asesinato) o por un delito sexual considerado como grave, la situación de la persona acusada puede agravarse en caso de ser condenada, ya que, en tales supuestos, el hecho ilícito puede ser un delito mayor.

Si es considerado como delito mayor, la persona condenada por este delito debe cumplir un tiempo desde 16 meses hasta 2 o 3 años en una prisión estatal, así como cancelar una multa cuyo valor no supere los $10.000.

Es importante resaltar, que la cantidad de sustancia también resulta relevante al momento de determinar la pena aplicable, de modo que, si la misma es mayor a 1 kg, la persona puede ser condenada al cumplimiento de años adicionales en prisión, los cuales varían entre 3 y 15 años.

¿Existen otras consecuencias de ser condenado por este delito?

Sí, aunado a las penas establecidas anteriormente, ser condenado por este delito puede implicar otras consecuencias que perjudican la vida de la persona condenada, tales como problemas al momento de encontrar un empleo o de desempeñarse profesionalmente. Esto se debe a que los empleadores suelen evitar contratar a personas con antecedentes penales.

Del mismo modo, ser condenado por este delito puede implicar dificultades al momento de intentar optar a préstamos para la adquisición de vivienda o para fines educativos. Todo esto, aunado a la pérdida de la reputación ante los entornos sociales en los cuales se desenvuelve la persona condenada.

¿Es posible optar por el programa de desviación de drogas en los casos por este delito?

Sí, para tener la posibilidad de optar por este tipo de programas es necesario que el acusado cumpla con una serie de requisitos. Tales requisitos son: que la persona haya sido acusada por primera vez por este delito; que la conducta en virtud de la cual se cometió el delito no haya estado vinculada con actos violentos, así como, que la sustancia haya sido destinada a uso personal.

Este tipo de programas, también denominados como de rehabilitación, son una alternativa para que las personas que sufren adicción a las drogas puedan rehabilitarse en un lapso de tiempo establecido para ello, durante el cual recibirán tratamiento e información educativa sobre las drogas.

En California, los programas de rehabilitación de drogas a los que puede optar una persona condenada por este delito se distinguen según sean calificados bajo: la proposición 36, la sección 1000 del Código Penal de California o el Tribunal de Drogas de California.

En todo caso, según las circunstancias de cada hecho, optar por un programa de desviación puede ser una alternativa favorable y si la persona logra completar el programa exitosamente, es probable que se produzca una desestimación de los cargos.

Vale acotar que, la asistencia de un abogado defensor con experiencia en el manejo de casos por delitos de drogas resulta indispensable en estas circunstancias, ya que un profesional en la materia puede determinar la viabilidad de optar por este tipo de programas, según el contexto del caso concreto.

¿Cómo defenderse exitosamente en un juicio por este delito?

El aspecto más importante para defenderse exitosamente ante una acusación por este delito, es contar con la asistencia y asesoría de un abogado con una sólida formación profesional y experiencia en litigios, que pueda asumir la defensa de los intereses de la persona acusada luego de indagar en los detalles del caso.

Las defensas durante los juicios por este delito dependen de los aspectos y circunstancias de cada hecho y situación en concreto. A pesar de esto, existen algunos argumentos que suelen emplearse frecuentemente en este tipo de casos, tales como: que la persona contaba con una prescripción válidamente otorgada para la posesión de la sustancia tanto para sí mismo como para otro a quién debía entregar la metanfetamina, que hubo desconocimiento de la posesión de la sustancia o que el procedimiento para el registro y la incautación fue ilegal. 

¿Qué sucede si la persona acusada contaba con una prescripción otorgada válidamente para el uso de la sustancia o si debía entregarla a una persona que tenía tal prescripción?

Esta opción de defensa es una de las más comunes y suele permitir la desestimación del cargo acusado, siempre que la defensa del acusado compruebe durante el juicio que la persona tenía una prescripción para el consumo de metanfetamina, que la referida prescripción fue otorgada válidamente y que la cantidad hallada se corresponde con lo reflejado en la prescripción.

Del mismo modo, no podría ser condenada en virtud de este delito una persona que actuando debidamente autorizado o bajo instrucciones, poseía la sustancia con la única finalidad de entregarla a otra persona que tenía una prescripción válidamente otorgada. Un ejemplo de este supuesto sería que Luis poseía una determinada cantidad de metanfetamina para entregarla a su hermano que sufre de un trastorno por déficit de atención e hiperactividad y a quien se le ha prescrito dicha droga como parte de su tratamiento.

¿Es posible comprobar que hubo desconocimiento de la posesión de la sustancia?

Sí. Si luego de analizar el caso concreto, la defensa del acusado considera viable alegar que hubo desconocimiento de la posesión de la sustancia, esto puede ser comprobado llevando a juicio todos los elementos probatorios pertinentes para tal fin. La determinación de los medios probatorios más adecuados para demostrar esto depende de las circunstancias de cada caso y de la estrategia de defensa definida por el abogado defensor.

Puesto que, probar que hubo desconocimiento de la posesión de la sustancia permitiría desestimar uno de los elementos fundamentales requeridos para la configuración del delito, esto tendría como consecuencia que el acusado no podría ser condenado por este delito.

¿Qué sucede si el procedimiento para el registro y la incautación fue ilegal?

Si el procedimiento para el registro y la incautación fue llevado a cabo sin cumplir con los requisitos legalmente establecidos a tal fin, el mismo se considera como ilegal y, en consecuencia, esto puede alegarse como argumento de defensa y en caso de comprobarse el mismo, es posible que el cargo acusado sea desestimado.

Para determinar si este argumento es la mejor alternativa para la defensa de la persona acusada, el abogado defensor debe evaluar si en el caso concreto el procedimiento de registro e incautación cumplió con los parámetros legales correspondientes. Respecto a esto, en líneas generales, un procedimiento de este tipo incumple con tales parámetros si el oficial actuó sin tener una orden de registro, si la misma no fue válida o no estaba justificada como un caso de excepción a la exigencia de la referida orden.

¿Cuáles son los hechos ilícitos relacionados con este delito?

Los delitos de drogas suelen encontrarse relacionados entre sí, es por ello que entre los hechos ilícitos que presentan similitudes con este delito, se encuentran: la posesión de metanfetamina para la venta, establecida en la sección 11378 del HSC, así como el transporte o venta de metanfetamina dispuesto en la sección 11379 del referido instrumento legal.

Igualmente, se consideran como delitos vinculados, la posesión de una sustancia controlada y la posesión de una sustancia controlada para la venta, previstas en las disposiciones 11350 y 11351 del mencionado Código.

¿Cómo obtener la asistencia legal de un abogado experto en delitos de drogas cerca de mí?

Resguardar los intereses de una persona acusada durante el juicio y desarrollar una estrategia de defensa sólida son dos de las principales labores que corresponden a un abogado defensor.

En tal sentido, resulta esencial que el profesional tenga la pericia y habilidades necesarias para analizar el caso exhaustivamente y así determinar los detalles y elementos más favorables al acusado para atenuar las consecuencias de una condena por este delito o lograr la desestimación de los cargos.

Es por ello que, ante una situación por posesión de metanfetamina o una acusación por el referido delito, debe contactarse lo más pronto posible con un abogado especialista en el área que pueda asumir todo lo que implica una defensa en juicio.

Si usted se ha visto involucrado en una situación de este tipo y desea obtener la asistencia de un abogado calificado profesionalmente y con amplia experiencia en la materia, no dude en contactar al equipo de The LA Criminal Defense Law Firm al número telefónico 310-935-1675.